EE. UU. registra 172.000 detenciones de migrantes en marzo, la mayor cifra en 15 años

Amnistía Internacional: los gobiernos usaron la pandemia para violar los derechos humanos

Según el diario The Washington Post , el costo semanal de alojar a los menores suma cerca de 60 millones dólares

Washington. La cantidad de migrantes indocumentados detenidos en la frontera sur de Estados Unidos subió un 71% en marzo con respecto al mes anterior, sumando 172.331 personas, un máximo en 15 años que plantea un creciente desafío para el gobierno de Joe Biden.

El número de menores no acompañados registró un aumento del 100% en un mes, al sumar más de 18.890 niños, según los datos publicados este jueves por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).

Esos menores, admitidos en territorio estadounidense, representan un desafío logístico cada vez mayor para el gobierno, que tiene que albergarlos mientras espera reunirlos con algún familiar en el país.

(Video) Detenciones en la frontera de EE.UU. suben un 71% en marzo y tocan máximo en 15 años El miércoles las autoridades informaron que tenían a su cargo a 20.000 niños migrantes no acompañados, 4.228 a cargo de la CBP y 16.045 bajo custodia del Departamento de Salud (HHS).

LEA TAMBIÉN EE. UU. envía a altos funcionarios a México y Guatemala para evaluar creciente ola migratoria

Para hacer frente al alza de estas cifras, el gobierno ha habitado bases militares y otros recintos para albergarlos.

Según el diario The Washington Post , el costo semanal de alojar a los menores suma cerca de 60 millones dólares.

Las cifras en la frontera “han estado al alza desde abril de 2020 debido a razones que incluyen la violencia, los desastres naturales, la inseguridad alimentaria y la pobreza en México y en los países del Triángulo Norte de América Central”, indicó la patrulla fronteriza.

“Esto no es algo nuevo”, afirmó Troy Miller, comisario interino de la CBP.

Los republicanos responsabilizan al gobierno de abrir las puertas del país a los que cruzan la frontera ilegalmente y de provocar una “crisis” en la frontera entre Estados Unidos y México.

El congresista republicano por Texas Roger Williams dijo que es “una tragedia que niños tan pequeños, como de tres años, estén intentando realizar un viaje largo y peligroso solos”.

“El gobierno de Biden debe adoptar acciones urgentes a medida que la crisis en la frontera sigue poniendo en peligro a los niños”, indicó.

Para el congresista, Jim Jordan “el caos en la frontera podría haber sido evitado”, manteniendo las políticas del anterior presidente, el republicano Donald Trump.

Mayoría de los migrantes son expulsados La mayoría de los migrantes provienen de México y Honduras, El Salvador y Guatemala y, según la CBP, hay una creciente tendencia a la migración en grupos.

De acuerdo con las autoridades, un 60% de los migrantes que llegaron a Estados Unidos en marzo —103.900 personas— fueron expulsados. De ellos, 28% eran migrantes que ya habían sido deportados del país.

Altos funcionarios del gobierno de Biden afirmaron en una conferencia de prensa que esta alza es temporal y responsabilizaron al gobierno anterior por desmantelar la infraestructura federal para procesar a los indocumentados.

“Nadie debería tener la expectativa de que esto puede solucionarse de la noche a la mañana”, indicó un alto funcionario que habló bajo condición de anonimato. “El presidente tiene un plan”, indicó.

LEA TAMBIÉN Gobierno de Biden toma la defensiva ante su primera crisis migratoria

Biden afirma que este aumento de las migraciones es estacional y aseguró que habrá una caída, pero los patrones de años anteriores muestran que estos picos no ceden hasta que el clima en el desierto se vuelve extremo en los meses de mayo y junio.

El miércoles, la vicepresidenta Kamala Harris —encargada de trabajar con México, Guatemala, El Salvador y Honduras para abordar las causas fundamentales de la afluencia de migrantes a Estados Unidos— habló con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

López Obrador afirmó que “existe disposición” por parte de México para sumar voluntades en el combate al tráfico de personas y protección de los derechos humanos. Sin embargo, el mandatario ha insistido en que la migración irregular solo va a detenerse cuando se atiendan las causas que la propician.

El secretario del Departamento de Seguridad Interior (DHS), Alejandro Mayorkas, viajó a la frontera en Texas este jueves y se reunió con líderes comunitarios, lejos de los medios.

Reciba el boletín: El nerdo del fútbol Noticias de última hora, en tiempo real Registrarse Deseo recibir comunicaciones

¡Gracias! Su correo se ha registrado correctamente. Error