Ratifican pena de 20 años de cárcel para expresidenta coreana

Corte Suprema de #CoreadelSur ratificó hoy los 20 años de condena en prisión para la expresidenta Park Geun-hye y así puso fin al proceso por corrupción que condujo a su destitución en 2017 pic.twitter.com/wWcGQ1WGS8

— Iramsy Peraza (@IramsyteleSUR) January 14, 2021 En cualquier caso, la expresidenta e ícono conservador deberá pasar en principio un total de 22 años de prisión, ya que en 2018 fue condenada a otros dos años de cárcel por su rol a la hora de manipular las primarias del entonces partido gobernante

El Tribunal Supremo, de Corea del Sur ratificó este jueves la pena de 20 años de cárcel para la expresidenta surcoreana Park Geun-hye por su participación en la llamada trama de corrupción de la “Rasputina” que llevó a su destitución en 2017.

LEA TAMBIÉN: 

Encuentran cuerpo sin vida del alcalde de Seúl en Corea del Sur

El fallo ratifica la sentencia de julio del Tribunal Superior de Seúl, recurrida por sus abogados, la cual le condenó por sobornos o abuso de poder, entre otros cargos, y que incluye también una multa  por el equivalente de 16,3 millones de dólares.

Esa sentencia fue dictada en julio y redujo a su vez la pena de cárcel 30 a 20 años de cárcel después de que el Supremo ordenara en agosto de 2019 repetir el juicio por una serie de tecnicismos.

Corte Suprema de #CoreadelSur ratificó hoy los 20 años de condena en prisión para la expresidenta Park Geun-hye y así puso fin al proceso por corrupción que condujo a su destitución en 2017 pic.twitter.com/wWcGQ1WGS8

— Iramsy Peraza (@IramsyteleSUR) January 14, 2021 En cualquier caso, la expresidenta e ícono conservador deberá pasar en principio un total de 22 años de prisión, ya que en 2018 fue condenada a otros dos años de cárcel por su rol a la hora de manipular las primarias del entonces partido gobernante.

Park fue destituida en marzo de 2017 por su participación en la red de sobornos y favores creada junto a su amiga Choi Soon-sil (conocida como la “Rasputina”) la cual implicó a grandes conglomerados del país como Samsung o Lotte.

 

El escándalo, que generó entonces protestas masivas en Corea del Sur entre 2016 y 2017, sacudió los cimientos políticos y económicos del país y forzó un adelanto electoral que trajo al poder al actual presidente, el liberal Moon Jae-in.