PB News | Sana crítica: El RCEP

Asciende a 16 el número de candidatos presidenciales para elecciones

El vacío dejado por Estados Unidos en la región movilizó aún más a China en su interés por concretar el RCEP, que además de los beneficios comerciales y el acercamiento a su histórico rival Japón, también le dará más músculo para influir en la agenda comercial regional y ampliar su influencia en la región Asia-Pacífico

Luego de 10 años de negociaciones se firmó el más grande tratado de intercambio comercial del mundo: la Alianza Integradora Económica Regional (RCEP, por sus siglas en inglés).

El acuerdo comercial está integrado por los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSA) y China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda. Juntos representan un tercio de la población mundial y un 29 % del producto interno bruto global.

Un triunfo para los países integrantes del acuerdo, pues si bien cuentan con diversos tratados bilaterales o multilaterales entre ellos, ninguno como el RCEP facilitará tanto el intercambio comercial, con la ventaja de que disminuirán los costos porque todos los componentes de origen serán tratados por igual.

Geopolíticamente hablando, es una jugada estratégica de China, dado el gran vacío dejado por los Estados Unidos a causa de su política «Estados Unidos primero» y el retiro del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) negociado durante la administración Obama, pero del cual Trump desistió.

La decisión de la administración Trump tuvo enormes consecuencias negativas: retroceso en la proyección alcanzada por Obama en la cuenca del Pacífico, debilitó el TPP al perder su economía más poderosa y erosionó la relación con los socios integradores del TPP, y para Estados Unidos fue un fuerte golpe el que sus socios estratégicos continuarán con el TPP sin su participación. Un perder-perder.

El vacío dejado por Estados Unidos en la región movilizó aún más a China en su interés por concretar el RCEP, que además de los beneficios comerciales y el acercamiento a su histórico rival Japón, también le dará más músculo para influir en la agenda comercial regional y ampliar su influencia en la región Asia-Pacífico.

En campaña el TPP no fue objeto de gran discusión, aunque sí se enfatizó en una agenda que privilegiara el multilateralismo.

Este será uno de los temas a los cuales dar seguimiento para ver la evolución de las múltiples dimensiones de la guerra comercial entre Estados Unidos y China bajo la nueva administración, un asunto de la mayor relevancia para Costa Rica, América Latina y la economía mundial.

nmarin@alvarezymarin.com

La autora es politóloga.

Reciba el boletín: El nerdo del fútbol Noticias de última hora, en tiempo real Registrarse Deseo recibir comunicaciones

¡Gracias! Su correo se ha registrado correctamente. Error