Azerbaiyán toma el control de parte de Nagorno Karabaj

Azerbaiyán retomó ayer viernes el control del distrito de Aghdam, cedido por los separatistas armenios de Nagorno Karabaj , tal y como prevé el acuerdo de alto el fuego que puso fin a seis semanas de guerra

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Azerbaiyán retomó ayer viernes el control del distrito de Aghdam, cedido por los separatistas armenios de Nagorno Karabaj , tal y como prevé el acuerdo de alto el fuego que puso fin a seis semanas de guerra.

Se trata de la primera de las tres retrocesiones a Azerbaiyán de territorios que las fuerzas armenias habían controlado durante casi 30 años.

“Hemos liberado la región del fascismo armenio”, proclamó el presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, retomando la retórica incendiaria que suele usar.

El acuerdo de tregua, firmado el 9 de noviembre y negociado por el presidente ruso Vladimir Putin , confirma la derrota armenia tras seis semanas de combates que probablemente dejaron miles de muertos, pero permite la supervivencia de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj, aunque pierda muchos territorios.

Además de los territorios conquistados dentro de la propia Nagorno Karabaj, como Shusha (segunda ciudad de la provincia), Azerbaiyán recupera los siete distritos azerbaiyanos que eran una especie de barrera de seguridad de los separatistas.

Cuatro los retomó por las armas y tres ya fueron o serán devueltos. Tras Aghdam, vendrán Kalbajar, el 25 de noviembre y Lachin, el 1 de diciembre.

Ayer viernes finalizó el despliegue de 1.960 soldados rusos en la región para garantizar el cumplimiento del alto el fuego.

En Aghdam, los armenios locales no esperaron la llegada de las fuerzas de Bakú para huir. Muchos prefirieron prender fuego sus casas antes de marcharse, para que ningún azerbaiyano pueda habitar en ellas.

Mientras ponían sus pertenencias en sus vehículos, los últimos habitantes se fueron menos de una hora antes de la llegada del ejército azerbaiyano . Los soldados armenios ya habían destruido su cuartel general en Aghdam el jueves, un pueblo fantasma en ruinas durante casi 30 años donde los separatistas tenían una base de retaguardia.

A finales de la guerra en los años 1990 el éxodo fue en sentido inverso: la población azerbaiyana huyó y Armenia pidió a sus ciudadanos que poblaran la zona.

Aun persisten ciertas ambigüedades sobre la puesta en práctica del alto el fuego en Nagorno Karabaj. Francia pidió a Moscú que aclare, por ejemplo, cuál es el papel de Turquía, gran apoyo de Azerbaiyán y enemigo jurado de Armenia.