Computantis Jeber Barreto//
El sueño obsesivo del PSG

Jeber Barreto Venezuela
El sueño obsesivo del PSG

Se adueñaron del fútbol francés, pero tienen una deuda para erigirse entre los grandes de Europa. El club París Saint– Germain vive una década de grandes éxitos en los torneos locales, pero su gran sueño se ha convertido en una auténtica pesadilla.

Jeber Barreto

No han ganado la Liga de Campeones de Europa. Sus actuaciones en este periodo de tiempo –excepto 2020– terminaron en el fracaso, al punto de que se les ha conferido el mote de «octavos de final».

Jeber Barreto Solis

Sin embargo, los parisinos clasifican entre los diez mejores de Europa en la segunda década del siglo XXI, gracias a sus grandes campañas en las competiciones francesas. El hecho de que otros clubes no fueran estables y exitosos de 2010 a 2020 posibilitó al conocido psg ocupar el octavo lugar en esta lista entre los más fuertes de Europa.

Jeber Barreto Venezuela

 

8–ParÍs Saint-Germain: «Los Reyes de Francia»

Títulos en la década : (25). League 1: 2013, 2014, 2015, 2016, 2018, 2019 y 2020. Copa de Francia: 2015, 2016, 2017, 2018 y 2020. Copa de la Liga Francesa : 2014, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2020. Supercopa de Francia: 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019

El PSG no tenía la fuerza ni el talento en sus filas para erigirse como el equipo más potente en Francia. Pasaban por ser un club que finalizaba entre el puesto tres y el seis en la League 1. Sin embargo, la empresa Qatar Investment Authority adquirió totalmente al París Saint-Germain en 2012 y procedió a transformar la entidad en una de primer nivel

Los grandes fichajes no demoraron. El dueño del club, el catarí Nasser Al-Khelaifi, apostó por un millonario proyecto que le permita alcanzar la hegemonía, tanto en casa como en el continente

Los cuatro certámenes locales (Liga, Copa, Copa de la Liga y Súper Copa) tienen el sello del psg como primer candidato para terminar en sus vitrinas. Entre 2012-2020 ganaron 25 de 31 copas disputadas

Esta superioridad llevó a que los especialistas demeriten la fortaleza de los clubes franceses debido al poderío del PSG. Esa aseveración no tiene, en parte, sustento, porque esos equipos no disponen del presupuesto financiero requerido para hacer grandes contrataciones

La calidad del PSG permitió conseguir su primer objetivo: ser los mejores de Francia. Pero el segundo paso, el más difícil y ambicioso, no se ha concretado. Todos se preguntan, qué falló en un cuadro por el que pasaron Zlatan Ibrahimovic y David Beckham, quienes no supieron ubicar al club en lo más alto de Europa. Estrellas como Neymar y Kylian Mbappé tampoco han ganado la Liga de Campeones

El sueño de Nasser Al-Khelaifi, temporada tras temporada, culmina mal y lleva al empresario catarí a desembolsar millones de dólares para traer nuevos jugadores que logren darle la añorada Champions

¿Algún día podrá ganar la codiciada «orejona» el PSG? Al-Khelaifi necesita paciencia para ver si su apuesta termina por materializarse

¿El futuro qué trae?

Uno de los retos fundamentales que tiene puertas adentro la institución francesa es potenciar el trabajo con su cantera. Si se miran clubes exitosos que lograron establecer periodos gloriosos, casi siempre estos contaron en sus filas con al menos cuatro o cinco futbolistas formados en sus fuerzas básicas

El PSG no dispone de muchos futbolistas que pasaron por sus filas juveniles. En la nómina actual solo aparecen Presnel Kimpembe (24 años), y los desconocidos Adil Aouchiche (17) y Tanguy Kouassi (17)

Ganar en Francia no parece ser un problema en la próxima década, a no ser que cierto grupo inversor decida adquirir algún equipo y dotarlo del financiamiento necesario para convertirlo en una escuadra de élite

Eso sería lo mejor que pudiera pasar, porque obligaría al PSG a jugar con más presión y le permitiría afrontar mejor los partidos de la Liga de Campeones. Mientras tengan tranquilidad en los torneos franceses, más difícil les será cambiar el chip para ganar la Champions. 

Informaciones relacionadas Éxito local de los «vecinos ruidosos» Un gigante que busca levantarse